Get Adobe Flash player

PLAGAS EN LA COCINA.

Unas correctas medidas higiénicas y la adecuación de las instalaciones son factores fundamentales para evitar plagas en las cocinas, tanto domésticas como industriales.

 

Las cocinas, tanto domésticas como profesionales, pueden sufrir el azote de plagas, principalmente de insectos o roedores que, además de pérdidas económicas, ponen en grave peligro la seguridad de los alimentos. Por todo ello es necesario establecer unas medidas preventivas para evitarlas, disponer de eficaces sistemas de vigilancia y, en caso necesario, de erradicación. 
Por MAITE PELAYO 

En establecimientos de hostelería y restaurantes el responsable del establecimiento contratará o elaborará y aplicará un programa de Manejo Integral de Plagas basado en Buenas Practicas de Manufactura. La aplicación de dicho programa se realizará teniendo en cuenta que la disposición de los locales por los que circulen los productos alimenticios será tal que, entre otras cosas, prevengan las fuentes externas de contaminación tales como insectos y roedores así como se aplicarán adecuados procedimientos de lucha contra insectos y cualesquiera otros animales indeseables. 

Las medidas preventivas están relacionadas con las medidas higiénicas y adecuación de las instalaciones. Para ello es fundamental realizar previamente un detallado informe de la situación, identificando tanto los puntos débiles (posibles lugares de entrada o riesgo de proliferación de insectos o roedores), tipos de plagas que pueden afectarnos así como toda aquella información relacionada que pueda ser de utilidad.

La importancia de la prevención.

Las medidas preventivas también llamadas pasivas tienen como objeto impedir, por un lado, el acceso al local mediante un correcto diseño y mantenimiento del edificio y, por otro lado, impedir que estos animales dispongan de cualquier fuente de alimento o bebida. Es necesario además mantener en óptimo estado de limpieza y desinfección todas las instalaciones. En el caso de las cocinas profesionales deben tenerse en cuenta las siguientes medidas preventivas:

  • Proteger con rejillas de malla todas las ventanas de las zonas de circulación de alimentos cuyo tamaño de red evite la entrada de insectos y por supuesto de cualquier otro animal de mayor tamaño. Es conveniente que estas rejillas puedan extraerse para limpiarlas.
  • Las puertas deben mantenerse cerradas y tener el mínimo espacio posible entre su parte posterior y el suelo. Es recomendable que la parte inferior sea metálica para evitar que sea roída y traspasada.
  • Los cubos de basuras deberán estar siempre tapados y una vez vaciados deberán limpiarse y desinfectarse convenientemente. Es necesario mantener además el área de basuras en buenas condiciones de limpieza e impedir la acumulación de basuras y residuos.
  • Tanto la estructura como el sistema de desagüe de los sumideros, además de facilitar la limpieza y desinfección, deberán evitar tanto su desbordamiento como el estancamiento de líquidos y en ningún momento ser una posible vía de acceso de plagas. Para ello deben disponer de rejillas de metal.
  • Tapar todos aquellos agujeros, grietas o posibles accesos con materiales sólidos como cemento o metal.
  • Evitar las zonas de humedad o encharcamiento de agua o líquidos.
  • Evitar el almacenamiento de todo aquello que no sea necesario para impedir crear zonas de refugio y anidamiento.
  • Evitar también la proliferación de zonas de maleza o suciedad en los alrededores de nuestro establecimiento que puedan suponer lugares de desarrollo de plagas cercanas.
  • La minuciosa observación periódica de cualquier signo de presencia de animales indeseados en nuestras instalaciones tales como huellas o heces deberá ser la base del sistema de vigilancia en el control de plagas. También deben vigilarse posibles evidencias de su presencia en las materias primas (por ejemplo por envases dañados) tanto almacenadas como en el momento de la recepción. La recepción de materias primas es una importante vía de entrada de insectos y/o roedores desde el exterior.

MEDIDAS ACTIVAS.

Si a pesar de las medidas preventivas se observan indicios de la presencia de animales indeseados se tendrán que aplicar medidas activas, bien de desratización o de desinsectación. Como norma general, en primer lugar se aplicará un tratamiento a partir de distintos métodos físicos, mecánicos o biológicos. En el caso de tener que usar productos químicos se usarán los de menor peligrosidad. Los productos utilizados deberán estar autorizados por la autoridad competente, seleccionándose aquellos que, alcanzando el objetivo deseado, supongan el menor impacto ambiental y toxicológico para las personas. El responsable del tratamiento deberá estar debidamente habilitado por la autoridad competente.

El establecimiento deberá contar con el certificado de los tratamientos: ficha técnica de los productos utilizados y forma de aplicación, responsable de la aplicación, informe del último tratamiento, plano de cebos, sistema de vigilancia y de control de incidencias. Antes de contratar un servicio de control de plagas debemos comprobar que dicha empresa esté inscrita en el Registro de establecimientos y servicios plaguicidas para hacer tratamientos ambientales y en la industria alimentaria. Una empresa de estas características deberá hacer un informe preliminar acerca de las especies de infestación y los problemas sanitarios implicados, valorando la magnitud de la plaga y delimitando los lugares de alto riesgo. Una vez seleccionado y aplicado el tratamiento, siempre según las pautas anteriores, se informará a los responsables del establecimiento acerca de las normas a seguir antes de la reutilización de los lugares tratados.

  • EVITAR LA ZONA DE PELIGRO EN LOS ALIMENTOS

     

    En esta zona, que oscila entre 5ºC y 65ºC, los microorganismos proliferan de forma rápida y se multiplican en pocos minutos.

    Por MARTA CHAVARRÍAS.

     

    Entre 5ºC y 65ºC, o en el rango de temperatura que va de 10ºC a 65ºC, se cumplen las condiciones favorables para que se desarrollen virus, bacterias y hongos en alimentos. Si un producto que debe mantenerse caliente no se somete a la temperatura adecuada o uno frío carece de la temperatura de refrigeración necesaria y pasa cuatro horas o más en la zona de peligro, aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria.

    Leer más...
  • EVITAR LA CONTAMINACIÓN CRUZADA

     

    La contaminación cruzada consiste en el trasvase de microbios patógenos (que provocan enfermedades) de alimentos contaminados (normalmente, crudos) a otros alimentos, tanto de manera directa como indirecta. Es una de las principales causas de intoxicación alimentaria.La causa de la intoxicación alimentaria reside en la ingestión de microbios patógenos o toxinas producidas por algunos de estos organismos. Se producen vómitos y diarreas cuando los microorganismos liberan toxinas en los alimentos o cuando se multiplican más allá de ciertos niveles en el intestino. El nivel a partir del cual aparecen los síntomas varía de una persona a otra, dependiendo de la edad, el estado de salud y otros factores.

    Leer más...
  • EVITA LAS INTOXICACIONES ALIMENTARIAS ESTE VERANO

     

    Los meses estivales son una época especialmente crítica para la seguridad alimentaria: las altas temperaturas favorecen el desarrollo de microorganismos. Extremar las precauciones en la manipulación y conservación de alimentos en verano es necesario. El calor incrementa el riesgo de sufrir intoxicaciones alimentarias. Las temperaturas inadecuadas en la conservación, las manipulaciones incorrectas, la cocción insuficiente de los alimentos o la falta de limpieza e higiene son los principales factores que pueden dar lugar a la contaminación de un alimento y, consecuentemente, de las intoxicaciones y las infecciones alimentarias, habituales en la época estival.

    Leer más...
  • UNA BUENA LIMPIEZA DE PRIMAVERA EN SU COCINA PARA MANTENER LOS ALIMENTOS SEGUROS

     

    Llega la primavera y generalmente hacemos la limpieza general en armarios, alacenas o depósitos del hogar, la Secretaría de Calidad de Vida quiere animar a todos a limpiar también su cocina y mantener los alimentos inocuos. Esto es especialmente importante en el refrigerador y congelador, en donde se mantiene las carnes, aves, mariscos y pescados crudos. Este es un buen momento para usar o desechar productos viejos que han perdido su calidad o dañado, como también para limpiar derrames que no había notado antes y deshacerse de malos olores.

    Leer más...
  • LOS 9 ERRORES MÁS COMUNES EN SEGURIDAD ALIMENTARIA.

     

    Un simple gesto en la cocina puede marcar la diferencia entre un alimento inocuo y otro contaminado.

    La cocina, por ser el lugar donde se manipulan alimentos de forma habitual, es la vía más rápida de entrada para los microorganismos patógenos. De su aparición o no dependen numerosos factores como la higiene, la manipulación, los utensilios o los tiempos de cocción y temperaturas. Conocer los errores más comunes que se producen cuando se manipulan alimentos, las causas y sus consecuencias puede ayudar a prevenir un buen número de toxiinfecciones alimentarias.
    Por MAITE PELAYO

    Leer más...
  • PLAGAS EN LA COCINA.

    Unas correctas medidas higiénicas y la adecuación de las instalaciones son factores fundamentales para evitar plagas en las cocinas, tanto domésticas como industriales.

     

    Las cocinas, tanto domésticas como profesionales, pueden sufrir el azote de plagas, principalmente de insectos o roedores que, además de pérdidas económicas, ponen en grave peligro la seguridad de los alimentos. Por todo ello es necesario establecer unas medidas preventivas para evitarlas, disponer de eficaces sistemas de vigilancia y, en caso necesario, de erradicación. 
    Por MAITE PELAYO 

    Leer más...
  •  

    CONGELAR y DESCONGELAR ALIMENTOS.

    No respetar las correctas prácticas en el congelado y descongelado de los alimentos puede traducirce en importante riesgo alimentario.

     

    La congelación es un magnífico sistema de conservación de alimentos porque permite hacer compras en grandes cantidades, disponer de productos de temporada fuera de estación y a buen precio. Sin embargo, no respetar unas correctas normas, tanto a la hora de congelar alimentos como de descongelarlos, puede poner en peligro la seguridad de su consumo, lo que se traduce en un importante riesgo alimentario.

    Por MAITE PELAYO  

    Leer más...
  • Heladera limpia para una mayor seguridad alimentaria.

     

    Mantener la heladera en condiciones óptimas de higiene es imprescindible para que los alimentos permanezcan en buen estado.

     

    La heladera juega un papel destacado en la cocina ya que permite conservar los alimentos a una temperatura que retrasa el desarrollo de microorganismos. El consumidor depende de ella para almacenar de forma segura todos los alimentos perecederos hasta que se ingieren. A pesar de que no siempre se tiene en cuenta, su uso está relacionado de forma estrecha con la seguridad alimentaria, de ahí la importancia de mantenerla en condiciones óptimas para que los productos que se conservan en ella no se estropeen. Uno de los problemas más comunes son los malos olores, derivados en su mayoría de alimentos en mal estado.

    Leer más...
  • La casa en vacaciones, cómo evitar riesgos.

     

    Mantener la casa en óptimas condiciones de higiene es determinante para garantizar la salud de las personas que la habitan.

    Cansado de un largo viaje, de noche, sin dinero y sin saber dónde acudir porque una plaga de ocupas en forma de insectos se ha adueñado de nuestra casa durante unos días de descanso, o porque un insoportable olor nos da la bienvenida. Cualquiera puede vivir una situación similar originada por las prisas y los descuidos de última hora, responsables de que olvidemos tirar al contenedor el último pañal del bebé,  de que no

    Leer más...
  • El riesgo de comer en la calle

    Es un hecho que la comida callejera suele justificarse no sólo para satisfacer antojos, sino como una alternativa de alimentación barata, pero también es un hecho que en cuestiones de salud puede salir demasiado cara. Estos puestos, cuyas condiciones de higiene son harto dudosas, se ha constituido en una creciente amenaza para la salud pública y para la fisonomía urbana.

    Leer más...

Artículos Publicados.

Obtener Flash Player para ver este reproductor.