Get Adobe Flash player

El riesgo de comer en la calle

Es un hecho que la comida callejera suele justificarse no sólo para satisfacer antojos, sino como una alternativa de alimentación barata, pero también es un hecho que en cuestiones de salud puede salir demasiado cara. Estos puestos, cuyas condiciones de higiene son harto dudosas, se ha constituido en una creciente amenaza para la salud pública y para la fisonomía urbana.

 Los puestos de venta ambulante de comidas seducen, es cierto, por el aroma que despiden. Sin embargo, la mayoría de los alimentos que expenden en la calle representan un enorme riesgo para la salud de quienes los ingieren. Muchos de esos comercios exhiben los alimentos en la vía pública sin protección alguna, no acatan las reglas mínimas de salubridad y ofrecen aderezos en envases recargables, lo cual está expresamente prohibido, y sin respetar la cadena de frío. La manipulación tampoco ayuda a prevenir intoxicaciones: por lo general no se utilizan ni guantes ni pinzas, y las manos que tocan la comida son las mismas que manejan el dinero y limpian la mesa, el mostrador o los utensilios, sin ningún recaudo.

Es importante que Ud. tome conciencia del peligro que representa para la salud el consumo de productos elaborados y comercializados en la vía pública. No debe olvidar que carecen de aptitud bromatológica (habilitación), por lo tanto, se desconoce el origen y calidad de los productos utilizados, sanidad y hábitos de las personas involucradas en el proceso de elaboración, sin dejar de lado la forma de comercializarlos, que expone a los productos a un alto grado de contaminación, por las continuas emanaciones de los gases que despiden los vehículos, la presencia de tierra, falta de higiene del lugar y de sus alrededores, ausencia de agua potable que imposibilita el lavado de manos, entre otras.

Los alimentos que se consumen en la calle son portadores de gran cantidad de bacterias y parásitos, que pueden acarrear enfermedades, como Síndrome Urémico Hemolítico, salmonelosis, y shigelosis entre otros, desde diarreas y vómitos a insuficiencia renal y muerte.

Apelamos a su sentido común recordándole que es usted el mejor agente sanitario que tiene su familia. Ante cualquier duda consúltenos al 0800 888 2483. Cuidemos entre todos nuestra salud y la de los demás.